Archivo de la categoría: Colecho

Taller: Practicantes de sueños (Cristina Romero Miralles)

“Los Sueños no se buscan, ya están en ti… vinieron como semillitas escondidas en los pliegues de tu piel… Los Sueños te esperan y van haciendo sus raíces, ocultas, silenciosas… hasta que una mañana aparece el gran regalo…”
Cristina Romero Miralles

Sabado 19 de Noviembre en Barcelona

(Maternidad y Paternidad Sagradas – Ley de Atracción y Crianza – Desaprender patrones y rodearnos de ideas ilimitadas – Soltar el Control y elegir la Confianza – ¿Cómo funciona la Magia? – La importancia de los deseos y Sueños infantiles – ¡La felicidad en familia!…
Un taller para quienes acompañan a niñ@s en su camino.
Con Cristina Romero Miralles, escritora del libro:

“Pintará los soles de su camino – Un libro para las Almas de l@s niñ@s   que son, que fuimos, que serán” (editorial Círculo Rojo)

Sigue leyendo

Entrevista a Rosa Jové

Es normal que los niños no duerman ocho horas seguidas, es normal y deseable, la naturaleza es muy sabia y los protege del SMSL, el sueño es un proceso evolutivo, no hay que enseñar a los niños a dormir, si algo sabe un bebé es dormir, aunque ciertamente no lo hace con la misma continuidad que un adulto, lo único que necesita un bebé para adquirir el sueño de un adulto es: tiempo.

El Dr. Estivill evitó seguir su método con su nieto (y consigo mismo)

Recupero esta información de la red, el artículo es antiguo, pero viene muy bien recordarlo dado que sigue siendo un exito de ventas y que los niños lo siguen sufriendo. Desde Bebes y más Armando nos habla de haz lo que digo pero no lo que hago.. que “casualidad” tener un nieto tan “aplicado”

Estivill

Todos conocemos la conocida frase o consejo “prediquemos con el ejemplo” que quiere decir que la mejor manera de explicar algo es mediante nuestros actos o apoyando nuestras palabras con los hechos.

El Dr. Estivill es autor de varios libros, los más conocidos son Duérmete niño, dedicado a enseñar a los niños a ‘dormir bien’, es decir, evitando que por la noche se despierten (pese a ser algo natural) mediante métodos conductistas muy cuestionados y ¡A comer!, un manual para incorporar buenos hábitos en los niños, algo así como que se coma lo que hay, le guste o no y que no se levante de la mesa.

Hasta aquí ninguna novedad, la corriente generada por Estivill es por todos conocida y al igual que tiene muchos detractores, también tiene muchos defensores. Unos y otros piensan que hacen lo mejor por sus hijos, por tanto tan respetable es formar parte de un grupo como del otro.

Ahora bien, ¿qué sensación queda cuando el maestro y mentor no sigue sus propias recomendaciones?

Sigue leyendo

El sueño del bebé amamantado

Amamantar y colechar van de la mano, es una opción cómoda y agradable tanto para el bebé como para la madre. Me encanta la descripción “Rosca amorosa” para definir la postura habitual que se establece entre madre y bebé mientras duermen. Eloisa desde Una maternidad diferente nos trae resumenes geniales del congreso de lactancia que se está celebrando en Avila.

VI Congreso de lactancia: el sueño del bebé amamantado

En este VI Congreso de Lactancia Materna está habiendo un gran derroche de expertos internacionales. Una de las intervenciones que más me ha gustado fue la de Helen Ball, del Laboratorio del Sueño del departamento de antropología de la Universidad de Durhan (UK). No porque descubriera nada excesivamente nuevo o innovador, sino porque es una de esas veces en las que un experto viene a confirmar lo que muchos padres vienen haciendo espontáneamente durante años y años sin pedir ni necesitar para ello el beneplácito de los estamentos médicos o científicos. Aún así, nunca viene mal que científicos de esos con grandes títulos y batas blancas corroboren lo que los humanos llevamos sabiendo siglos de manera instintiva.

Sigue leyendo

El sueño es un proceso evolutivo

Sigo viendo a madres que buscan solucionar que sus niños duerman usando métodos. Incluso madres informadas. Incluso madres que saben que el sueño no se enseña, que es un proceso de maduración. El cansancio maternal, la vida que llevamos donde todo va deprisa y no hay descanso, sin duda no es un lugar fácil donde educar a nuestros hijos. Sólo se me ocurre que hace falta un cambio radical. Mientras, seguiré hablando desde aqui de que el sueño no se aprende, que evoluciona y que no hay métodos efectivos, y sí muy dañinos. Este artículo fue tomado de Crianza Natural

El problema más grave al tratar del sueño es pensar que todos los niños, independientemente de la edad que tengan, duermen igual. Es el primer fallo del conocido Método Estivill, y lo que imposibilita el hecho de generalizar a la hora de solucionar un determinado problema. Veamos por donde apuntan las últimas investigaciones para resolver los problemas del sueño y con las que se está trabajando.

El sueño es un proceso evolutivo

Imaginen un bebé de 6-8 meses gateando. Todo el mundo se admirará de la prontitud en la adquisición de sus metas locomotoras, porque todos sabemos cual es la evolución normal de un bebé. Pero imaginen que no tenemos ni idea y nos empezamos a preocupar cuando un bebé empieza a gatear porque…. ¿y si no se levanta nunca y no anda? Todos sabemos que, si no intervenimos, cualquier niño sano, a pesar de gatear a la perfección se levantará y andará. Por que andar es un proceso evolutivo que se adquiere con la madurez motora.

Sigue leyendo

¿Qué estamos haciendo?

A vueltas con la lactancia materna, parece increible que haya que repetir tantas veces algo tan obvio como que la lactancia materna es lo mejor y lo demás son sucedaneos que no se acercan ni de lejos a lo que puede proporcionar el pecho materno. Pero aqui estamos repitiendo y repitiendo, y gastando dinero necesario para otras cosas en estudios que nos dan siempre la misma respuesta: La teta es mejor. Desde IBFAN

Por Paloma Lerma

Paloma Lerma es Coordinadora de la Red IBFAN en México y miembro del Comité de Políticas

Ante nuestros ojos la ignorancia y la negligencia médica enferma a nuestros hijos o nietos y disminuye sus capacidades de desarrollo físico y mental…

¡Y además pagamos fuertes sumas de dinero por ello!

¿En qué momento de la historia nuestra superioridad evolutiva se detuvo y nos envió a la etapa réptil en la que las crías parecen depender poco de las madres y es el azar y el medio ambiente quien determina la
suerte de supervivencia que tendrán para llegar a la edad adulta…?

Léase las tortuguitas que después de nacidas deben correr por si solas para llegar al mar rogando que las aves marinas no se las coman por el camino… De igual modo los bebés dependen cada vez menos del calor y del alimento materno…, abandonados a su suerte bajo las indicaciones erráticas y poco exitosas de los pediatras y otros facultativos, recetando fórmulas infantiles y los consiguientes medicamentos que minimicen los cólicos e indigestión que éstas producen… ¿y esto por qué? pues por la simple razón de que en algún momento, a las mujeres se nos olvidó que durante los 250 mil años que llevamos como especie sobre la tierra alimentamos exitosamente a nuestras crías con la leche materna, no importando si vivíamos en la choza más humilde o en la más sofisticada mansión… hasta que llegaron las compañías de fórmulas y biberones y nos lavaron el cerebro…

Sigue leyendo

Lactancia Materna Nocturna y Colecho

Colechar y lactancia materna son sin duda aliados, y la forma más cómoda de pasar las noches con un bebé. Louma desde Amor Maternal ha escrito este artículo que nos adentra en estas opciones maternales.

¿Por qué despiertan los niños de noche?
La sabia naturaleza ha diseñado a la mujer de tal manera que al devenir madre, se despierte por la noche, aunque no del todo, para responder a las necesidades nocturnas de sus bebés. Como comenta Carlos González, los bebés despiertan de noche porque así lo ideó la evolución de nuestra especie. El ser humano primitivo debía dormir en grupo para mantener la temperatura corporal y estar protegido ante posibles depredadores. Otra razón por la cual despiertan los niños de noche, puede ser por sed, o hambre, o simple necesidad de compañía y seguridad. Al ser la leche materna muy digesta, el bebé puede volver a sentir hambre incluso antes de pasados 45 minutos después de una toma.