Archivo de la etiqueta: apego

La mejor guardería, tu casa: criar saludablemente a un bebé

Nos hemos acostumbrado a que lo normal es escolarizar a nuestros hijos con apenas cuatro meses, pero no es normal, ni bueno, ni deseable, en todos los programas electorales está incluido añadir más plazas de guarderias públicas, mejor sería que en vez de tantas plazas dieran un paso valiente hacia adelante y dieran a las familias que lo desearan las facilidades necesarias para poder criar a sus hijos hasta almenos los dos años en casa. Eulalia Torras de Beà es una psicóloga valiente, que pone de relieve una realidad que la sociedad no hace más que acallar, la necesidad de los bebes humanos a estar con sus padres. Desde El Blog Alternativo, Can-Men nos ofrece este amplio reportaje sobre el tema.

“Desde hace muchos años estamos en una grave contradicción: por un lado se dedican muchos recursos a investigar el funcionamiento y la evolución del cerebro humano y de sus funciones, y también a investigar el desarrollo de la personalidad y de la salud mental.

Gracias a estas investigaciones hemos aprendido mucho sobre lo que el recién nacido y el niño necesitan para una evolución saludable. Hoy en día conocemos bien EL VALOR INSUSTITUIBLE DE LA RELACIÓN DE APEGO DEL BEBÉ Y SUS PADRES y de las interacciones de calidad que se generan en ella. Sin embargo, a menudo hacemos caso omiso a estos conocimientos y ponemos en riesgo la salud física y mental de nuestros bebés, los ciudadanos del futuro.

Este libro trata fundamentalmente de esta contradicción y sugiere la necesidad de AYUDAS LABORALES Y ECONÓMICAS A LOS PADRES para que puedan realmente conciliar su vida familiar y su vida laboral y criar saludablemente a su bebé

Sigue leyendo

Anuncios

Criar sin azotes

Excelente artículo publicado en “las islas de la felicidad”

Noviembre 15, 2010 por mireialong

Muchos padres desearían criar sin azotes y cambiar el modelo en el que ellos mismos fueron educados logrando, de ese modo, una comunicación más empática y respetuosa con sus hijos, tratándolos como lógicamente todos los seres humanos desearíamos ser tratados.

Pero ¿cómo lograr esa crianza más empática y esa comunicación respetuosa? Puede parecernos complicado si no tenemos los recursos necesarios y no hemos interiorizado que a los niños no se les puede tratar de una manera que sería inadmisible hacia un adulto, especialmente si este estuviera en una posición de dependencia o indefensión como sucede con los niños.

Nuestras frustraciones y tensiones a veces nos hacen explotar, pero el hacerlo con los niños debería producirnos más rechazo incluso que si lo hacemos con un adulto.

Para los padres que vieron que sus propios padres lo hacían y asumen que les sucede también, esto puede resultarles un comportamiento que saben incorrecto pero que no consiguen cambiar. Pero es posible aprender a criar sin azotes.

Para todos esos padres que desean aprender a criar sin azotes, controlar su ira o sus nervios y tratar a sus hijos con el mismo respeto con el que tratan a otras personas pero no logran hacerlo hay ideas, estrategias y hasta trucos sencillos que pueden resultarles de mucha ayuda para trabajar el cambio de su comportamiento.

Primera lección: los adultos nos equivocamos

Sigue leyendo

El amor materno engendra confianza

Artículo tomado de BBC MUNDO

BBC Ciencia

Los bebés que reciben mucho afecto de sus madres estarán mejor preparados para enfrentar el estrés y las tensiones siendo adultos.

Madre y su bebéLa madre debe ser receptiva y sensible a las necesidades del bebé.

Esa es la conclusión de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos con cerca de 500 personas a quienes se siguió desde la niñez hasta la adultez.

La investigación -publicada en Journal of Epidemiology and Community Health (Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria)- encontró que los abrazos, besos y declaraciones abiertas de amor de la madre a su bebé parecen fomentar la capacidad de resistencia y recuperación emocional.

La clave, afirman los investigadores, podría ser un vínculo fuerte y seguro entre la madre y el hijo.

Sigue leyendo

¿Reciben los bebés suficientes abrazos?

Artículo tomado de Holistika

Autor: Natalia Suarez Acero

Los estudios demuestran que toda cría mamífera necesita un contacto físico constante.  La cría humana, por nacer más inmadura, aún más.  ¿Reciben los bebés todo el contacto que necesitan?

¿Reciben los bebés suficientes abrazos?

Los científicos saben bien que todas las crías de mamíferos necesitan un mínimo de contacto para lograr un desarrollo normal. Los cachorros necesitan ser lamidos, o tocados en el caso de los primates, para alcanzar una madurez adecuada. Se han hecho experimentos con roedores y con monos a los que se les privaba de contacto físico, únicamente recibían alimento, y al crecer se convertían invariablemente en adultos anómalos, incapaces de socializarse de manera adecuada ni de cuidar de forma eficiente a sus propias crías. (De hecho, en francés existe la expresión `un oso mal lamido´ para referirse a alguien insociable o de trato difícil.)

Por desgracia este experimento se hizo también con humanos: el emperador Federico II ordenó que varios bebés fuesen aislados y recibiesen tan sólo alimento y cobijo de sus cuidadoras, prohibiendo que les dirigiesen la palabra o cualquier muestra afectiva, con el fin de averiguar en qué idioma hablarían primero. Todos murieron.

Sigue leyendo

Un pecho donde habitar

Artículo publicado por : Tenemos Tetas
(Sobre la maternidad adoptiva)

Por María Berrozpe*

“La mayoría de madres nos hemos visto con esa sabiduría instintiva
silenciada por el intervencionismo médico y los convencionalismos sociales.
No por ello amamos menos a nuestros hijos,
pero sí que somos más vulnerables
a repetir patrones de crianza heredados durante generaciones
y claramente dañinos.”
Llevo alrededor de cinco años leyendo y estudiando todo lo que puedo sobre embarazo, parto y crianza. Cuanto más leo, más descubro y más aprendo, más convencida estoy de la importancia de dejar fluir todo el mecanismo que la naturaleza ha diseñado para cultivar el apego entre madre y bebé, el cual ayuda a la expresión de las habilidades innatas necesarias para garantizar el cuidado y la supervivencia del recién nacido.
Ya no cuestiono los indeseables efectos que produce el intervencionismo médico innecesario y “al por mayor” que se ha practicado durante el embarazo y el parto en nuestro mundo occidental, ni tampoco los enormes inconvenientes de alimentar a los bebés con leches de fórmula, privándoles de su alimento natural: la leche de su madre.

Sigue leyendo