Archivo de la etiqueta: comadronas

Preparémos a madres y padres para un nacimiento por cesárea

No son lo que deseamos, preferíamos un parto natural, un parto por lo menos vaginal, pero a veces no hay otra manera buena de hacerlo, es cierto que hay muchas cesáreas innecesareas, pero también lo es, que hay cesareas que salvan vidas, si nos preparamos para la posibilidad, nuestra vivencia será mejor y podremos dedicar nuestras fuerzas a criar a nuestro bebé. Desde Iktan Birth

English version at the end
Texto de Pam England
publicado originalmente en : http://birthpeeps.blogspot.com/2010/11/change-12-prepare-mothers-and-fathers.html
Traducido por Dulce Lopez

Queridos amigos,

Una manera de cambiar la experiencia que las mujeres tienen al parir en nuestra cultura es prepararlas cálida y honestamente para todo tipo de nacimientos en nuestra cultura. Esto incluye el parto por cesárea.

Te has dado cuenta cuántas veces la madre que esta en depresión o deprimida después de una cesárea es aquélla que no leyo o pregunto acerca de ésta porque creyó firmemente qué ésto no le pasaría a ella? (con el incremento de cesáreas actual, le puede suceder incluso si no la necesitaba).

Si le preguntaramos (a ella o al padre) qué hubiera ayudado, ellos responderían: “Me hubiera encantado saber qué esperar de una cesárea. Ha sido un shock inesperado”

Sigue leyendo

Anuncios

Gira de conferencias de Laura Gutman en España 2011

 

“Nuestras Infancias Reflejadas”

Barcelona – Lunes 21 de Febrero

Valencia – Martes 22 de Febrero
Sevilla – Miércoles 23 de Febrero
Bilbao –
Jueves 24 de Febrero

Santa Cruz de Tenerife Viernes 25 de Febrero

Las Palmas de Gran Canaria – Sábado 26 de Febrero


Dirigido a: Maestros, profesores, educadores, mediadores, médicos, psicólogos, asistentes sociales,  comadronas, doulas, enfermeras, dirigentes políticos, pensadores, padres y madres, y toda persona que desee  contribuir a organizar un mundo más amable.

Sigue leyendo

Las matronas en la antigüedad

Un poco de historia nunca viene mal, buceando en Wikipedia encontré este texto:

Debido a la importancia de su labor, se presupone que la mujer que ayuda a otra a dar a luz es una figura que ha existido desde los albores de la civilización humana.

En el Antiguo Egipto, la asistencia al parto estaba reconocida como una ocupación femenina, tal y como queda registrado en el papiro de Ebers, datado entre el 1900 y 1550 Antes de Cristo. Comprende cinco columnas de papiro que tratan sobre ginecología y obstetricia, hablando específicamente de la aceleración del parto y la realización de pronósticos sobre la supervivencia del recién nacido. El papiro de Westcar, fechado en el 1700 A.C. incluye instrucciones para calcular la fecha prevista de alumbramieno, y describe distintos estilos de sillas de partos. Los bajos relieves encontrados en las habitaciones reales en Luxor y otros templos, también atestiguan la importante presencia que profesión tenía la cultura egipcia. En la antigua cultura greco-romana, el oficio de matrona era desempeñado por un amplio número de mujeres, entre las que se incluían aquellas de edad avanzada que continuaban siguiendo la tradición médicas popular en los poblados del Imperio romano, matronas entrenadas cuyo conocimiento emanaba de distintas fuentes, y mujeres con un alto grado de formación que eran consideradas médicos femeninos. Sigue leyendo

Una matrona (Carmen Pascual Calle)

Este sagrado oficio se contaminó con la industrialización, con la racionalización, de vez en cuando aparecen matronas que devuelven el poder a la mujer, nos empoderan de nuevo,  en esta carta, esta matrona dice algo muy sabio, algo tan obvio que parece mentira que todavía no se hayan dado cuenta todos, lo importante no es tener más material en los hospitales, más piscinas, más pelotas de dilatación, lo importante es cambiar el modo de pensar, ser conscientes, digerir que quien “dirige” el parto es la mujer.

Texto tomado de Paideia en familia

Hace 12 años en un viaje hacía Chinchaypucio, una pequeñísima y olvidada comunidad del Cusco, me senté en el autocar junto a una mujer y nos pusimos a hablar. Me contó que era matrona y por esas cosas de la vida me comentó que atendía partos en casa, me habló de la epidural, de los partos hospitalarios, del puerperio, la lactancia materna…Yo no daba crédito a todo lo que oía, tampoco me habían quitado nunca el sueño esos temas, pero la cuestión es que al llegar a nuestro destino le pedí su teléfono y le dije: Si alguna vez me quedo embarazada lo primero que haré es llamarte. Fue para mi un “desvelarse”, como las ideas claras y distintas de las que hablaba Descartes, ese “cliq” que una vez producido aleja toda duda, toda incertidumbre, toda inseguridad.
Y años mas tarde, la llamé….
Gracias a esta mujer mis cuatro hijos han nacido en casa, han sido amamantados por un tiempo escandaloso, no están vacunados y un largo etcétera en el que me atrevo a incluir de manera indirecta la no escolarización. Todo está unido y una cosa va llevando a la otra.
Sigue leyendo