Archivo de la categoría: Puerperio

Vídeo

Video La Maternidad Feliz

Tengo el gran placer de presentaros mi último proyecto, la Maternidad Feliz, un proyecto conjunto con Monica Felipe Larralde.
Un curso, una comunidad, un lugar donde ninguna madre se sienta sola esté donde esté.
Os esperamos en esta nueva andadura. Feliz Maternidad

Comunidad La Maternidad Feliz

Curso para acompañanar partos en casa.

Hoy me encuentro con esta iniciativa y no puedo dejar de hacer difusión de ella. Un equipo de mujeres se han unido para hacer formaciones para profesionales (comadronas y residentes) que tienen un interés real en acompñanar nacimientos en casa y no saben como empezar.

La duración del curso es de tres días y de momento se realizará en Orense, Sevilla, Valladolid, Palma y Valencia.

Podeis ver toda la información en este blog: Nenosdalua y también en su página de facebook.

 

Convertirse en madre

Convertirse en madre no es solo parir un bebé, evidentemente esa es una de las condiciones, aunque no siempre, convertirse en madre es entrar en un lugar que nunca hubiera podido imaginar, ese recién nacido viene cargado de sorpresas, no es solo el cambio de ritmo, es un cambio profundo. Este artículo lo relata maravillosamente.
Está tomado del blog de Nuria Otero Tomera.
Que lo disfruteis

Convertirse en Madre

La madre que somos y la madre que queremos ser

Si estás pasando una mala racha con tu hijo, si hoy te preguntas si lo estás haciendo bien, o tienes ganas de tirar la toalla, estoy seguro que hayarás alivio para el alma en este Artículo de Ileana Medina de Tenemos Tetas.

La madre que somos y la madre que queremos ser

Taller Salud Bucal y crianza respetuosa (Louma Sader Bujana)

Seguro que en algún momento os habreis planteado cuando hay que empezar a practicar con el cepillo de dientes,  ¿si no tienen dientes hay que hacer algo?, ¿con dos dientes ya empieza la salud bucal?, y en el embarazo qué pasa con la nuestra higiene bucal, ¿es verdad que se estropen los dientes? ¿porqué?.
Este es un taller creado por una profesional de la odontología, que además es mamá, y opta por la crianza respetuosa.
Se destaparán muchos mitos y encontrareis una pauta segura que seguir para cuidar desde el principio la salud bucal de vuestros hijos y antes de tenerlos, la vuestra durante el embarazo y en la etapa posterior del parto.
Un taller innovador y en mi opinión  necesario en el mundo maternal .

Podeis hacer vuestra reserva en el siguiente e-mail socmare@gmail.com.

Imprescindible hacer la preincripción de 15 euros a la siguiente cta. bancaria     2100 0072 69 01 04550838 para asegurar vuestra plaza. Indicando en el concepto : vuestro nombre y taller salud bucal.

El club de las malas madres

Seamos madres libres, Irene desde Ser mamás nos hace reflexionar y sonreir con este genial post.

maternidad3

“¿Me estás llamando mala madre porque mis hijos han nacido por cesárea?”

He obtenido esa respuesta en innumerables ocasiones, cada vez que en un foro o blog sobre maternidad comentaba que las cesáreas dificultan el vínculo madre-hijo que se establece durante el nacimiento porque las hormonas que median en este proceso (brutal y totalmente químico) no están presentes o su flujo se ha interrumpido en algún momento. Sería gracioso, si no fuera porque mis dos hijas han nacido por cesárea.

Mis dos hijas han nacido por cesárea y yo no me siento una mala madre. Al menos no por este motivo. Cuando hace tiempo, tras el parto de Ana, leía “La Revolución del nacimiento” de Isabel Fernández del Castillo, había momentos en los que no podía parar de llorar. Lloraba una pérdida, la de ese momento mágico en el que inundados ambos de las hormonas del parto, mamá y bebé se miran por primera vez y se enamoran para siempre. Ese momento en el que con el bebé enganchado a la teta, la oxitocina y las endorfinas por las nubes, la placenta, que os ha mantenido unidos en simbiosis durante casi nueve meses, se desprende y así comienza a liberarse la prolactina, que despierta de golpe todos los instintos de protección maternal. Y es que yo, por la prolactina, mato. Como todas las madres. O la gran mayoría.

Sigue leyendo

¡Hay algo que se puede hacer!

Hay mucho que se puede hacer, pero tenemos que ponernos manos a la obra, nadie lo hará si no lo hacemos nosotras, dejemos de esperar que alguien lo haga, nosotras, nosotros somos ese alguien que estamos esperando. Desde Tenemos Tetas Ileana nos vuelve a regalar un artículo excelente.

En el blog De Mamás y de Papás, Cecilia Jan escribió el pasado diciembre un excelente artículo en el que intentó analizar objetivamente el conflicto sobre la lactancia materna que se plantea continuamente en todos los espacios donde se habla del tema.

Hay algo que he dicho en otras ocasiones: lo cierto es que la lactancia ha de ser algo muy importante, cuando la reacción de un lado y de otro, es siempre tan enérgica y furibunda. ¿Por qué nos sentimos siempre tan “atacadas” las unas y las otras? ¿Por qué nos sentimos culpables, heridas o frustradas, o al contrario, otras tan plenas, tan felices en la maternidad que son capaces de abandonarlo todo, tan recalcitrantemente orgullosas?

Cecilia termina su artículo haciéndose esas mismas preguntas:

¿Qué se puede hacer para que una recomendación de salud no acabe siendo una fuente de frustración y de culpabilidad? ¿Para que algo que a muchas nos apetece hacer porque sale de nosotras, porque es natural, porque es una experiencia vital que queremos sentir, no sea atacado gratuitamente por ignorancia o en aras de un feminismo trasnochado? ¿Para que a las que no quieran o no puedan dar el pecho por cualquier causa no las hagan sentir peores madres?

Ante tan bien planteadas preguntas, modestamente creo que sí, que hay algo que se puede hacer:

Por qué NO programar una cesárea

A veces no puede ser otra cosa que una cesárea, pero aún así, no hemos de menospreciar el trabajo de parto. Este artículo explica muy bien que a pesar de todo ese trabajo SI sirve para algo.Desde Holistika.net
Autor: Joni Nichols
Area: Parto Natural » La Cesárea
Cada decisión debe ser basada en un equilibrio entre riesgos y beneficios. Cuando se programa una cesárea no suele tenerse en cuenta las ventajas de esperar las contracciones, incluso aunque se termine haciendo cesárea.

Tiene muchas ventajas esperar el inicio de un trabajo de parto:

* Las contracciones adelgazan el segmento inferior (donde se hace la incisión)….y en consecuencia la recuperación es mas rápida.

* El trabajo de parto libera hormonas que impregnan al bebé y le preparan para su vida fuera del útero.

* Las contracciones disminuyen la posibilidad de que el bebé tenga los problemas respiratorias que padecen muchos bebés nacidos por cesárea (no solamente tras el nacimiento sino toda su infancia).

* Las mujeres que experimentan trabajo de parto tiene una incidencia menor de depresión post parto.

Sigue leyendo

La hora siguiente al nacimiento: dejen en paz a la madre (M. Odent)

Sin duda esta es una asignatura pendiente en los partos hospitalarios, añadiría que la hora o las horas previas al nacimiento, por favor, también dejen en paz a la madre. Desde Holistika.net un gran blog, lleno de información valiosa.

La hora siguiente al nacimiento es, sin duda, una de las fases más críticas en la vida de los seres humanos. No es por casualidad que todos los grupos humanos han molestado de forma rutinaria los procesos fisiológicos durante este corto período de tiempo a través de rituales y creencias. Nuestros entornos culturales están determinados en gran medida desde el principio de la interacción madre-recién nacido.

La primera hora siguiente al nacimiento puede ser vista desde multitud de perspectivas complementarias. Mi objetivo es catalogar doce perspectivas para demostrar la dimensión real de este tema tan complejo.

Perspectiva 1: Necesidad repentina de respirar

No necesitamos desarrollar esta perspectiva extensamente documentada. Se sabe muy bien que durante la primera hora después del nacimiento el bebé ha de utilizar sus pulmones de forma repentina. Esto implica, en particular, que el corazón debe bombear urgentemente la sangre para la circulación pulmonar. La condición es que las circulaciones pulmonar y sistémica se separen a través del cierre de las conexiones que hay entre ellas (ductus arteriosus y foramen oval).

Perspectiva 2 : Efectos conductuales de las hormonas

La información disponible es tan reciente que necesitamos desarrollar este aspecto. Hoy en día estamos en disposición de explicar que todas las hormonas liberadas por la madre y el feto durante la primera y la segunda fase del parto aún no se eliminan en la hora siguiente al parto. Todas ellas juegan un papel específico en la interacción madre-recién nacido. Hasta hace poco ni siquiera se sospechaban los efectos conductuales de estas hormonas. La hormona clave implicada en la fisiología del parto es sin duda la oxitocina. Sus efectos mecánicos son conocidos desde hace mucho tiempo (efectos en las contracciones uterinas para el nacimiento del bebé y la expulsión de la placenta, en las contracciones de las células mio-epiteliales del pecho para el reflejo de expulsión de la leche).

Sigue leyendo

Al final lo “normal” acaba siendo vivir el embarazo como una enfermedad, el parto casi como un castigo y la crianza..

Desde KEBUSKAS, Merche nos plantea la necesidad de las redes de mujeres, de lugares de encuentro donde charlar sin ser juzgadas, compartir, reir, llorar sabiendo que todas estamos en lo mismo, ayudándonos, haciéndonos hermanas dejando las diferencias en un segundo plano, para centrarnos en lo que realmente importa: LA VIDA.

¿Donde están las redes de apoyo entre mujeres, entre madres? ¿A dónde nos lleva el tipo de crianza actual? ¿Sentimos que podemos vivir esta experiencia de otras maneras…?

A mi particularmente, me da la sensación que el sistema que utilizamos normalmente (guardería, ludoteca y nuestras madres o padres con un poco de suerte…) debido a la no existencia de redes de madres es un sistema muy cerrado… porque al final no se produce el encuentro, el intercambio y el apoyo entre nosotras las mujeres…

Siento que vivimos una maternidad de manera muy solitaria, con muy pocos recursos a nuestro alcance que nos respalden… y aunque vamos superando la prueba, al final el mensaje que nos queda es: “hay que apañárselas solita…” y nos va creciendo una coraza, si invisible, pero ahí queda… que no nos deja ser empáticas con otras mamás que nos encontramos en nuestro camino… y con los bebés de éstas: “a mi no me ayudó nadie”, “yo estaba sola con dos, tres, cuatro hijos y nadie me hacía nada…”, “te acostumbras a todo y lo acabas haciendo…”

Sigue leyendo