Archivo de la categoría: Red de mujeres

Convertirse en madre

Convertirse en madre no es solo parir un bebé, evidentemente esa es una de las condiciones, aunque no siempre, convertirse en madre es entrar en un lugar que nunca hubiera podido imaginar, ese recién nacido viene cargado de sorpresas, no es solo el cambio de ritmo, es un cambio profundo. Este artículo lo relata maravillosamente.
Está tomado del blog de Nuria Otero Tomera.
Que lo disfruteis

Convertirse en Madre

Anuncios

Re inventarse

Hola de nuevo a todas y todos.
Quería pediros disculpas a todos, durante un largo tiempo, el blog ha estado inactivo, mi hijo crece y al contrario de lo que pensaba, cada vez me pide más de mi tiempo, he estado re inventandome, re distribuyendo el tiempo, intentando hacer cosas para nosotros, volviendo un poco ahora ya, la mirada hacia mi, ha sido una época dura, de reajuste, pero al fin hemos sobrevivido y aqui vuelvo de nuevo.
En estos días contestaré todos vuestros comentarios, y como ya habreis visto volvemos a poner artículos interesantes referentes a maternidad, crianza, pediatria, todo aquello, que como madre y mujer, me interesa y creo que puede ser de vuestro interés.
Además en este nuevo andar La Saleta empieza a hacer talleres interesantes sobre nuestro tema: la maternidad y la crianza respetuosa, os tendré informados.
Mientras os dejo con mis reflexiones sobre re inventarme.

Quería daros las gracias a todos por vuestra asiduidad al blog.
Un abrazo.

Re inventarse  por Raquel Tasa (versus socmare)

Mujeres del maiz

“Mujeres que ya no existen.

Mujeres que ya no tienen identidad.

Mujeres que sobresalen de un pasado que por un lado nos pertenece y por otro queda lejano de nuestro área geográfica. Sin embargo, las antiguas civilizaciones de América, las del maíz, siempre nos han fascinado por la riqueza de sus artes, por los atroces rituales en los que se sintetizan el carácter de la organizacion religiosa, las fiestas y la relación existente entre el rito, el calendario y la escritura. En todos estos aspectos los aztecas, como tambien mayas e incas, han caracterizado con un estilo singular todas sus expresiones artísticas.

La Bagatela, en Madrid organiza esta exposición de desde el dia 11 de noviembre hasta el 20 de Diciembre.

Mujeres del maiz

La madre que somos y la madre que queremos ser

Si estás pasando una mala racha con tu hijo, si hoy te preguntas si lo estás haciendo bien, o tienes ganas de tirar la toalla, estoy seguro que hayarás alivio para el alma en este Artículo de Ileana Medina de Tenemos Tetas.

La madre que somos y la madre que queremos ser

Taller: Practicantes de sueños (Cristina Romero Miralles)

“Los Sueños no se buscan, ya están en ti… vinieron como semillitas escondidas en los pliegues de tu piel… Los Sueños te esperan y van haciendo sus raíces, ocultas, silenciosas… hasta que una mañana aparece el gran regalo…”
Cristina Romero Miralles

Sabado 19 de Noviembre en Barcelona

(Maternidad y Paternidad Sagradas – Ley de Atracción y Crianza – Desaprender patrones y rodearnos de ideas ilimitadas – Soltar el Control y elegir la Confianza – ¿Cómo funciona la Magia? – La importancia de los deseos y Sueños infantiles – ¡La felicidad en familia!…
Un taller para quienes acompañan a niñ@s en su camino.
Con Cristina Romero Miralles, escritora del libro:

“Pintará los soles de su camino – Un libro para las Almas de l@s niñ@s   que son, que fuimos, que serán” (editorial Círculo Rojo)

Sigue leyendo

Entre madres anda el juego

Escrito por Irene Garcia el 12/05/2011

abrazo

Las madres se juntan. En los parques, a las puertas de los colegios, en los cumples, en el Mac Donald’s,… incluso en cenas de Navidad (guiño a las mamis del cole de Ana, sobre todo a las que no vinieron), las madres nos juntamos mucho más que los padres. Será cultural o genético y las feministas pueden lanzárseme al cuello por el topicazo, pero las mujeres se juntan. Se juntan y hablan.

Repitiendo probablemente un comportamiento heredado de nuestras antepasadas, las mujeres mantenemos relaciones con otras mujeres basadas básicamente en la conversación. Y cuando eres madre, la conversación versa sobre cachorros, como no podía ser de otra forma. Incluso en las cenas de Navidad que se alargan hasta las cinco de la mañana.

Como dice el proverbio africano “para criar un niño se necesita una tribu entera” pero las “tribus de madres” que crían juntas en Occidente ya no se llevan. La maternidad se ha convertido en un acto solitario, prácticamente circunscrito a la intimidad de unos hogares cada vez menos poblados que la transforman en muchas ocasiones, en una carga. La soledad no es buena consejera (aunque a veces sea mejor que algunos consejos) y no hay escena más típica que el marido que llega a casa cansado de trabajar y se encuentra a su anteriormente bella esposa hecha unos zorros y maldiciendo en lenguaje-bebé.

Creo que esta es una de las razones por las que algunas mujeres desean con fervor que llegue el día en que se les acabe la baja maternal, para poder volver corriendo a sus trabajos, donde poder volver a hablar con adultos y con la obligación de ducharse a diario. Estar sola en casa con un bebé no es bueno, ni para la madre ni para el bebé. Y sin embargo es lo que la sociedad espera de ti. Que te las apañes. Algunas madres primerizas incluso vemos mal pedir ayuda a nuestra propia madre. Y cuando esto ocurre acabamos, mamá y bebé, pidiendo socorro en lugar de compañía.

Afortunadamente siempre hay gente que va más allá de lo que la sociedad impone. Los grupos de apoyo a la lactancia son un buen lugar para estrenarse en esto de las reuniones de madres. Sitios donde, por supuesto, los bebés no sólo están permitidos, sino que son bien recibidos. Lugares donde charlar de todo un poco, compartir experiencias y crear nuevos lazos de amistad. La amistad entre mujeres aumenta la oxitocina, reduce el estrés y es buena para la salud.

Sin embargo los grupos de lactancia tienen una función concreta, que es asesorar con los problemas en la lactancia materna. Y las madres de biberón se quedan fuera, excluídas (aunque no creo que ningún grupo de apoyo a la lactancia impida su entrada y desde aquí animo a todas a acudir a uno, aunque no hayas dado el pecho, es lo de menos, la cuestión es compartir).

A pesar de que las redes sociales estén en gran medida contribuyendo a minimizar los estragos causados por la falta de esa tribu, a pesar de que las tribus virtuales en muchas ocasiones se conviertan en verdaderas relaciones de amistad, el contacto físico es importante. Y a las mujeres nos gusta tocar.

Por eso hoy os presento dos iniciativas para formar tribus reales, de madres cercanas a las que poder abrazar.

La primera es Entremamás, aunque ya no es nueva, supongo que muchas no la conoceréis.

La segunda se está estrenando. La Saleta, fundada por Raquel Tasa del Blog Madre Tierra y de La casa de las mamás.

Las madres recientes y las no tan recientes, hacedme caso y no os las perdáis. Yo cogía a Ana, me la ponía en el fular y me iba a la calle, pero eché de menos compartir con otras mujeres en la misma situación que yo.

¿Asistes a un grupo de madres? ¿Quieres contarnos tu experiencia?

Abortos naturales: Aspectos psicológicos

Las frases de “consuelo” tipo: ya tendrás otro, no pasa nada, que exagerada, eres joven, no sirven en el dolor, antes bien lo empeoran, Mireia Long bucea en ese momento tan doloroso que es el aborto espontáneo. Y nos regala desde Bebes y más una serie de artículos sobre el tema.

Cuando se pierde un embarazo, la pareja se enfrenta a uno de los momentos más

llorando un aborto

difíciles. Todas esas ilusiones, ese amor ya dado, los plenes, las emociones, todo se desmorona. Las consecuencias psicológicas y emocionales de un aborto natural pueden ser muy dolorosas para ambos.

El dolor de la pérdida

El dolor de la pérdida será intenso pero variará según las espectativas de la mujer, sus ideas, y también de su carácter. Para el padre también hay mucho dolor, un dolor al que raramente se atiende, y, aunque para el hombre la pérdida no se produjera en su cuerpo, siente igualmente el haber perdido a su hijo, aunque sus reacciones suelan ser diferentes que las de la madre, siempre desde la diversidad de las personas.

Sigue leyendo