Dejar llorar al bebé

¿De veras quieres dejarlo llorar? ¿No se te rompe algo por dentro si lo haces? ¿Entonces porque lo dejas llorar? déjate ser feliz, dejale a él ser feliz. Tu hijo es tu tesoro, trátalo con amor, con respeto, es una persona, pequeñita, pero persona, no le hagas a él, lo que no quieres que te hagan a ti. Desde Babog

por Raquel.

Algunos piensan que los bebés vienen al mundo cargados de ganas de hacernos infelices y crearnos problemas. Uno de los mitos más conocidos es la creencia de que los bebés lloran porque tienen que llorar o para jorobar a los que les rodean. La lógica y la ciencia nos dicen que los bebés expresan por medio de signos lo que no pueden expresar con palabras. Pensar que un niño llora por que sí es tan peligroso como pensar que tú lo haces de la misma forma. Imagina que lloras (porque estás triste, te has hecho daño o necesitas algo que no puedes expresar con palabras) y no solamente no acuden a ver qué te pasa si no que además cierran las puertas para no oírte. Y ahora imagina que eso te lo hacen nada más llegar a este mundo, en tus primeros meses de vida. ¿Cómo vivirías en este mundo a partir de ahora? Tendrías miedo a expresar lo que sientes, tendrías miedo a no ser adecuado en tu medio…tendrías miedo.

La ciencia nos demuestra que las crías humanas, al igual que otras crías, tienen un mecanismo de supervivencia que se activa cuando ellos presienten que algo va mal. Cuando una cría llama a su madre, en el caso humano llorando, y su petición es ignorada, la cría teme lo peor: que su madre ha muerto, que está solo/a, que no va a sobrevivir porque, para una cría, su madre es alimento, protección y refugio. Lo es todo.

Se dice que a los bebés que se les deja llorar llega un momento que se agotan y se duermen. La explicación científica es distinta. Los bebés que lloran y no son atendidos terminan desconectando del medio, es decir, se apagan, se quedan en letargo guardando todas sus energías. Han llorado tan fuerte para avisar a su madre y no han recibido respuesta que desconectan todos sus sistemas para reservar las energías que les quedan viendo la proximidad de su muerte (por inanición, devorados, etc). Está demostrado científicamente que los bebés en ese estado de letargo desconectan de tal manera todos los procesos corporales para guardar energía que frenan incluso el crecimiento durante esos períodos.

En el terreno psíquico los daños son aún mayores. La autoestima de tu hijo/a queda dañada desde sus primeros meses de vida. El mensaje que recibe es: no vales la pena, todo lo demás es más importante que tú. Si no reparas ese sentimiento tu hijo/a seguirá creciendo y no sólo tendrá problemas para encontrar su lugar en el mundo y sentirse a gusto consigo mismo, sino que tendrá que buscar otros medios para llamar la atención de los demás (agresividad, pasividad, etc.)

Haz la prueba. Calla a tu hijo/a. Atiende sus necesidades. Algunas veces no sabrás por qué llora pero que estés ahí, que lo mimes, que le ayudes, que busquéis juntos la solución le graba a fuego “te queremos, estás protegido/a, nada te va a pasar”.

Notarás además que cuando tu bebé llora, tú misma empiezas a encontrarte mal. Tus instintos te llevan a proteger a tu cría.

El fin último de la maternidad o la paternidad es que tus hijos/as sean independientes, no sólo físicamente sino también psicológicamente.

Trátalos con respeto. Por el bien de todos. Sigue tus instintos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s