Lactancia materna: ética y estética

Dar de mamar es cubrir una necesidad de un niño, no es exhibicionismo, ni llamar la atención, dar de mamar es algo natural y necesario para el niño que reclama alimento, a qué viene tanta algarabía, cómo es que hay gente que se molesta por cosas que son tan naturales y tan básicas para la especie humana. Desde Ser mamás

Escrito por Irene Garcia

033

De vez en cuando suceden cosas como ésta: Facebook vuelve a retirar imágenes sobre lactancia materna, argumentando que no son adecuadas para los niños.

Que Facebook retire imágenes de lactancia materna no debería sorprendernos, viniendo de un país en el que la gente tiene derecho a llevar armas pero 12000 mujeres son arrestadas al año por amamantar en público no da ni para anécdota. Sucede en Facebook y sucede en Youtube, donde algunos vídeos sobre amamantamiento están censurados y sólo son accesibles si juras y perjuras que tienes más de 18 años. Ambos servicios aseguran que sólo responden a las quejas de usuarios, ciudadanos modelo, cuya única misión en la vida es proteger a los niños de eso tan malo que se llama sexo.

La primera reacción es pensar eso de “qué mojigatos, si una teta no es para tanto”. Pero la cuestión de fondo no es esa.

 

Que el amamantamiento siga estando considerado como algo obsceno, no hablemos ya si se realiza en público, da más bien para reflexionar o para cogerse un gran cabreo. El pecho femenino, como todo el cuerpo de la mujer, sigue siendo considerado un objeto sexual, para uso y disfrute del varón. No son pocas las mujeres que se niegan a amamantar a sus hijos por miedo a que el pecho se les estropeé, estéticamente hablando, o que lo hagan por temor a perder sensibilidad en una de las zonas erógenas por excelencia o por relacionarlo consciente o inconscientemente con el sexo.

Bien, no voy a ser yo la que intente convencerlas de lo contrario. Las tetas se caen sí, es una mala noticia, pero lo peor es que se caen aunque no amamantes, es lo que tienen los embarazos, el tiempo y la ley de la gravitación universal, que al ser universal también afecta en semejantes partes. Confundir sexualidad con sexo, por otra parte, no es más que una consecuencia de milenios de discriminación. Cada una sabemos cuales son nuestros condicionantes y yo he recibido quejas o insultos incluso de mujeres (o principalmente de mujeres).

En un mundo en el que gran parte de los fracasos en la lactancia se deben a la pérdida de toda la cultura relacionada con el amamantamiento, o sea, donde ver a una señora dando el pecho a su hijo en público es noticia o al menos cotilleo, el que sale ganando con la actitud pacata de esos usuarios que deciden erigirse en adalides protectores de la moralidad infantil es el mismo que se enriquece modificando leche de vaca y cobrándonos una barbaridad por algo que a nosotras nos sale gratis. Y también a aquellos que pretenden que la sexualidad sólo se refiere al coito, obviando todos los matices que componen la sexualidad femenina, de la que la lactancia es una parte muy importante.

“Los bebés toman biberón” – dice el libro de Conocimiento del Medio de Primero de Primaria de mi hija Ana, de la editorial Anaya y dibuja un biberón estupendo, porque dibujar una teta está feo. Una pena que para proteger a nuestros hijos de algo que sólo está en nuestra mente directamente tengamos que mentirles.

Si amamantar te parece obsceno tal vez deberías hacértelo mirar. El pecado está en los ojos del que mira. Si un bebé tiene hambre la cosa podrá no ser muy estética (dependiendo no sólo de lo caídas que tenga la señora las mamas, sino también de lo grande que sea su nariz o de si se ha depilado las cejas) pero lo que sí es seguro es que dejarle sin comer no es ético, en ningún sentido.

Si te indignan estas cosas, estás de suerte. Puedes cambiar tu foto de perfil, colocando una que aluda a la lactancia, o incluso unirte a algún grupo de protesta, como éste.

¿Has amamantado en público? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

Una respuesta a “Lactancia materna: ética y estética

  1. Es indignante. Recuerdo el año pasado el terremoto de Haití, ponían por la televisión imágenes horribles, cadáveres descomponiéndose, niños harapientos, perdidos, aterrorizados, todo estaba permitido, a cualquier hora. Un día pusieron la imagen de una madre que amamantaba a su hijo, y la imagen del pecho en la boca del bebé lo pixelaron para que no se viera, ¡¡lo censuraron!!. Censuraron la vida, porque amamantar es dar vida, y permitieron las imágenes de muerte y barbarie. Indignante, qué sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s