¿Condicionará su vida nacer al final del año?

No, no se trata de nada místico, es sencillamente que un niño nacido a final de año estará en la misma clase que otro nacido a principio de año y que a pesar de haber nacido en el mismo año se llevaran mucho tiempo entre ellos. En este sistema educacional, ¿se tiene en cuenta la diferencia de madurez en estos niños?. Via Bebes y Más

avatar Mireia Long 2

niño de invierno

A primera vista parece curioso pensar que nacer en el final del año pueda condicionar la vida de una persona.

Los estudios estadísticos a veces ofrecen resultados francamente decepcionantes, en otros casos pueden servirnos, cuando menos, para reflexionar sobre la manera en la que condiciones externas pueden influir en la vida de nuestros hijos. Hoy he encontrado un trabajo que relaciona el nacer al final del año con una escolaridad más complicada e incluso con una inferior remuneración salarial en la vida adulta.

El estudio de Julien Grenet sobre Francia

Se trata de un estudio referido a Francia, publicado en la Revue économique y disponible en internet, pero creo que, igualmente, puede servirnos como punto de reflexión a falta de trabajos específicos sobre la realidad española.

Los niños nacidos al final del año parece ser que tienen, de manera estadística, resultados peores a lo largo de su escolarización y también peores puestos de trabajo en la vida adulta.

Esto, en el trabajo mencionado realizado por el investigador Julien Grenet, se considera relacionado no con peores aptitudes sino con un sistema educativo que penaliza a los niños más pequeños de la clase al no tener en cuenta, desde las primeras etapas, su edad madurativa en comparación con otros compañeros nacidos en el año anterior.

Los niños nacidos en los meses primeros del año pueden llegar a tener hasta once meses más que los pequeños de una clase y eso llega a tener un reflejo en sus evaluaciones, ya todos son evaluados con los mismos criterios a pesar de las diferencias. Y eso crea un efecto que se va fijando, en vez de atenuarse, a lo largo de su escolaridad. Los malos alumnos son malos alumnos aunque vayan creciendo, lastrados por los resultados iniciales.

Según los datos que se manejan en el estudio, por ejemplo, un niño a los 15 años tendría, en el país vecino, un 51% de posibilidades de retraso en su curso si ha nacido en Diciembre pero solamente un 35% si ha nacido en Enero. Los datos mostrados en gráficas muestran que las dificultades van aumentando a medida que pasan los cursos, aunque son evidentes desde el comienzo de la Primaria.

Los nacidos en diciembre también muestras más posibilidades de dirigirse a la formación profesional y los que nacen en enero, a ser encaminados al equivalente a nuestro Bachillerato.

Y todo eso, para terminar, confluye en los datos sobre remuneración en la vida laboral y el tipo de trabajo que tienen.

¿Se tiene en cuenta la edad cronológica en la escuela ?Considerando que se trata de un trabajo sobre el país vecino, sin embargo, lo considero muy interesante, ya que muchos padres se encuentran con que sus hijos, al comenzar el colegio, pueden verse con dificultades por ser los pequeños de la clase y no lograr, lógicamente, llegar a los mismos logros académicos y motrices que sus compañeros, no siempre teniéndose en cuenta esto en las evaluaciones o comparativas.

Sería bueno que el sistema educativo incluyera protocolos que tuvieran en cuenta la edad cronológica de los alumnos a la hora de evaluarlos y también, por supuesto, para poder darles una formación más personalizada.

Cuando comienzan Primaria, con seis años y medio algunos pero otro todavía con cinco, se hace complicado esperar la misma asimilación de conceptos. La maduración es diferente y, si ya se les dan notas, tendría que poderse al menos compensar esta diferencia o buscar alternativas pedagógicas más flexibles. Al menos, esta es mi opinión que comparto con el autor de este estudio.

En algunos centros de Educación Infantil hay clases adaptadas, en los primeros años, y se desdoblan según la edad cronológica de los pequeños. No se puede esperar ni ofrecer lo mismo a un niño que todavía tiene dos añitos que a uno de tres años y diez meses. Por lo menos, y a pesar de que mi hijo verbalmente estaba muy adelantado, a nosotros se nos hizo duro.

Cuando comienzan la Educación Infantil los maestros suelen tener más en cuenta las particularidades de cada pequeño, pero de todos modos, muchas veces me he encontrado que niños que comienzan con menos de tres años se encuentran en dificultades para adaptarse a la clase en general precisamente por ese motivo.

Me gustaría que compartierais vuestras experiencias al respecto y vuestra opinión sobre si nacer al final del año puede, realmente, condicionar en cierto modo su vida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s