La inducción del parto aumenta el riesgo de cesárea

Sigo oyendo con sorpresa cómo mujeres que me parecen en general sensatas programan y adelantan sus partos. El bebé tiene su tiempo, él sabe, hay que dejarle hacer. Adelantar un nacimiento tiene consecuencias, y a pesar de lo que dicen algunos profesionales no es lo mismo un bebé de 38 semanas, que el mismo bebé a término. Tomemos consciencia de ello. Este artículo viene a través de Salud integral de la mujer .

Fuente: JANO.es · 2010

Aunque muchas inducciones son médicamente necesarias, otras son “optativas”, según un estudio. Inducir el parto eleva el riesgo de cesárea, de acuerdo con un estudio reciente, publicado en Obstetrics & Gynecology, que aportó algunas cifras consistentes a una relación que los expertos sospechaban desde hacía tiempo. “La inducción del parto duplica el riesgo de cesárea”, aseguró la autora del estudio, la Dra. Deborah Ehrenthal, de la Facultad de medicina Jefferson de la Thomas Jefferson University, de Filadelfia (Estados Unidos). Muchas de las decisiones que se toman para inducir el parto son médicamente necesarias, tales como los casos en los que es más seguro provocar el parto que continuar con el embarazo. Sin embargo, muchas inducciones son “optativas”, dado que las solicitan generalmente las mujeres o sus médicos, encontró la doctora Ehrenthal en su estudio. “Existen preocupaciones de que los partos se programen e induzcan por razones que no son médicas”. Entre ellas, algunas mujeres optan por la inducción del parto cuando sus parejas están disponibles, por ejemplo cuando regresan a casa después de un viaje de negocios. “Necesitamos comprender que esto no está exento de riesgos”, señaló la doctora Ehrenthal con respecto a las inducciones optativas y al riesgo elevado de cesárea. “Las madres afrontan riesgos significativos con las cesáreas”. En su estudio, la doctora Ehrenthal se centró en 7.804 mujeres que dieron a luz por primera vez a un bebé a término, entre la semana 37 y 42. Encontró que el parto se indujo en el 43,6% de las mujeres y que el 39,9% eran inducciones electivas. Después, la doctora Ehrenthal analizó las mujeres que se sometieron a una cesárea y observó que usar la inducción del parto (ya sea electiva o no) aumentó las probabilidades de tener una cesárea en más de 2,6 veces. Dicho de otra forma, “el 20% de las cesáreas se atribuyeron a la inducción del parto, fuera esta electiva o no”, apuntó la doctora Ehrenthal. “Debemos estar un poco menos dispuestos a hacer una inducción”. En el 37% de los partos inducidos, el cuello uterino de las mujeres no estaba lo suficientemente preparado, descubrió la doctora Ehrenthal. Tener una cesárea también eleva las probabilidades de tener otra cesárea en partos futuros. “Las nuevas evidencias muestran un mayor riesgo junto con el aumento en el número de cesáreas. Evitar la primera cesárea puede detener esa cascada”, y reducir las inducciones electivas del parto es una forma de hacerlo, señaló.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s