Tiene que ir mi hijo al cole

Cada niño tiene su ritmo de crecimiento, dentro del ámbito “tradicional” es imposible respetarlo. Pero existen alternativas a la educación tradicional.

Artículo tomado de Babog. org

Tienes un bebé y el mundo de repente se transforma. Con tus instintos, con el bombardeo de las opiniones de los demás, con el fallo/acierto vas criando a esa criatura. Y poco a poco te vas sintiendo más cómod@ en tu papel de padre/madre, y ves cómo se va desarrollando ese pequeño ser humano, como comienza a andar, como comienza a comer, como aprende a reír, a hablar, a relacionarse con l@s demás…Y, si eres paciente y tienes la información, te das cuenta de que lo hace sol@, poco a poco, a su ritmo, imitando, que sólo tienes que admirar el proceso y sentar las bases para que sea posible. Además le juntas con otr@s niñ@s de su edad y cad@ un@ sigue su propia forma de hacer las cosas, sus propios métodos y su propio ritmo. Cada niñ@ se desarrolla a distinto tiempo.

Pero, de repente, cumple 3 años. Y en países como España l@s niñ@s, a l@s 3 años, van al cole. En España la escolarización no es obligatoria hasta los 6 años, pero está extendida la “necesidad” de que empiecen el cole antes. Las razones están basadas en un modelo educativo que sirve a nuestra sociedad de consumo: padres y madres que trabajan, niñ@s que necesitan ir a algún sitio, y qué mejor sitio que la escuela, donde un grupo de educadores van a educarles


Y el individualismo muere

Tu hij@ será un@ más y tendrá que desarrollarse y aprender cómo hayan estipulado en el sistema educativo. Si a los 3 años ya no lleva pañales, pues ya no lleva pañales. Que aprenda a la fuerza. Y si la unidad didáctica que toca implica los colores, pues conocerá los colores, aunque él o ella estén más interesad@s en aprender a saltar. La educación reglada olvida la principal herramienta del niñ@ para aprender: el juego. Un conjunto extenso de normas aparece y aniquila toda curiosidad propia del individuo. La creatividad se castiga y se premia la conformidad. Ahora hay que aprender lo que los adultos han considerado válido y al ritmo que ellos han estipulado.

Si falla en la adquisición de estos conocimientos se le reforzará y quedará claro que es distint@ al resto. El sistema no está capacitado para la individualidad. Dentro del grupo comienza la competición. L@s mejores y l@s peores. L@s más listos, l@s más tontos. ¿Cómo podemos permitir que un niño de 5 años esté “deprimido” porque no ha sacado buenas notas? ¿Cómo se puede evaluar a un niño de 5 años? Deberíamos tener el derecho de fallar sin ser censurados. Cuando una persona no es censurada, naturalmente trabaja para mejorar sus propias debilidades.

El ritmo mágico de aprendizaje se ha roto

En muchos casos se rompe a edades más tempranas, cuando les llevamos a las guarderías, perdón, a los centros de educación infantil. El desarroll@ de nuestr@ hij@ empieza a estar en otras manos. Lo que nosotr@s admirábamos, ahora es admirado por otr@s. Y guiado, a veces sometido. Y nosotr@s, pues a hacer lo verdaderamente importante: trabajar horas y horas, comprar, preparar el siguiente día de trabajo y así.

A partir de ciertas edades, en muchos casos muy tempranas, socialmente l@s padres/madres consideran y son considerados como “no profesionales” para educar a sus hij@s. ¿Qué es educar a un hij@?

Sólida estructura familiar

Si bien estoy a favor de un sistema educativo público y accesible, sobre todo para aquell@s desfavorecid@s que están mejor en un centro educativo que en sus propias casas, y a favor del libre acceso a estudios y datos, fallo a entender cómo un@ niñ@ que crece en una sólida estructura familiar necesita una estructura externa para desarrollarse en todo su esplendor, sobre todo hasta los 6 años.

Por sólida estructura familiar no quiero que se interprete “familia con dinero”. Cada vez más existen familias humildes, de clase media, o de clase alta, que adaptan sus formas de vida a la llegada de l@s hij@s. Sólida estructura familiar es aquella que se adapta en lo posible y más ante la llegada de un@ hij@, la que respeta y ama a es@ nuev@ miembr@. ¿Quién dijo que tener un@ hij@ no requiere cambiar radicalmente la forma de vida de sus padres/madres? ¿Quién dijo que un niñ@ no necesita al menos de un adulto al lado que le haga sentir querido, protegido y que le proporcione el espacio y la dedicación para crecer como ser humano?

Sistema erróneo

Los educadores no pueden ejercer esa labor si trabajan dentro en un sistema educativo enfermo que prima el currículo formativo y la burocracia por encima del cuidado individual. En edades tempranas, especialmente, de 0 a 6 años, para que el/la niñ@ adquieran el amor por aprender y suficiente autoestima para enfrentarse al mundo, deberían sentirse querid@s, respetad@s y únic@s. No moldeados, juzgados y examinados por el sistema. ¿Qué queremos que aprendan nuestr@s hij@s?

Por otro lado, l@s niñ@s aprenden por imitación. Si están con niñ@s de su misma edad y sólo un educador por cada 20 niñ@s o más (depende de cada país), ¿qué aprenden? Aprenderán a reproducir lo que hacen otr@s niñ@s, y del educador o educadora a leer, a sumar, a restar… Pero no aprenderán a desarrollar su propósito en la vida, su unicidad, sus propios criterios.

Much@s padres y madres sufren cuando sus hij@s comienzan la escuela, porque viven esa frontera, esa barrera entre casa y el cole. Aunque el sistema procura mejorar y permitir que l@s padres/madres tengan voz y voto, esta voz es muy limitada, porque además deben alcanzar el consenso para ser escuchados. L@s hij@s forman parte de un conjunto, al igual que los padres/madres, aunque con proyectos individuales dentro de ese conjunto, y cómo tales son tratad@s.

Es fácil dar con padres, madres y educadores frustrados dentro del sistema.

En este sistema se engloban las necesidades políticas, económicas y sociales del país donde se imparte, esto es, que si es una sociedad tecnificada, buscará crear individuos formados para poder enfrentarse a ese mundo, individuos sumisos que luego aguanten largas horas de producción, etc.

Creo que padres/madres y educadores en estos sistemas educativos de sociedades enfermas están en el mismo barco, en un barco que va con rumbo, a la sumisión, a los problemas con adolescentes (¿si le obligamos a acatar normas por encima de su propio yo cómo queremos que luego diga “no”?). Tanto educadores como padres/madres deberíamos plantearnos qué es lo que nuestr@s hij@s necesitan aprender, qué es lo verdaderamente útil para enfrentar este mundo.
Informe PISA (OCDE)

Los informes PISA de la OCDE (para más información Informe PISA)

evalúan en los distintos países sus sistemas educativos, no sólo el currículo formativo sino también el “oculto”: la motivación de los alumnos por aprender, la concepción que éstos tienen sobre sí mismos y sus estrategias de aprendizaje. Pues bien, España es uno de los países que están a la cola, siendo su currículo formativo de los más extensos. ¿Qué significa esto? Que en el cole, nuestr@s hij@s son sometid@s a grandes cantidades de información desde edades muy tempranas, pero ni su motivación por aprender, ni su autoestima, ni sus estrategias de aprendizaje son buenas.

En países como Finlandia, l@s niñ@s no van al cole hasta los 6 años. Porque de 0 a 6 años el/la niñ@ explora sus habilidades, sus capacidades y sienta las bases para esos tres puntos que señalaba antes. Tiene que formarse como individu@ y conocerse antes de enfrentarse al mundo. La Pedagogía va de la mano de la Psicología Infantil y no en su contra. Hasta los 6 años no aprenden a leer, ni a escribir, ni a nada que ell@s no quieran aprender. Hasta los 6 años exploran, juegan. Se aprenden a sí mismos, fomentan sus mejores cualidades y aprenden de sus errores, aprenden a aprender. Por imitación son respetuosos y colaboran felizmente en las tareas comunes, sin que éstas sean impuestas.

Me encantaría decir que los nuevos planes gubernamentales respecto a la educación van camino de solventar estos problemas, pero no es así desgraciadamente, más bien todo lo contrario. La buena noticia, de momento, es que hay opciones si el sistema educativo de tu país no te satisface. Como padres/madres y/o educadores, tenemos una responsabilidad social para trabajar conjuntamente y salir de este círculo. Mientras que hay educadores que consideran que las cosas se cambian desde dentro, hay familias que cambian su entorno social desde el núcleo familiar, lanzando al mundo hij@s respetad@s, amad@s y preparad@s.

¿Entonces?

Existe la educación en las llamadas escuelas libres o la educación en casa como opciones al sistema educativo tradicional. Las escuelas libres tienen formas de educar distintas a las convencionales, cada una aporta sus criterios y sus formas de enseñar. Suele ser infinitamente más abierta a las familias haciéndolas parte de la educación de sus hij@s en todo momento. Y suelen respetar al individuo en primer lugar, no forzando ningún aprendizaje y facilitando aquellos para los que el niño o niña muestre predisposición. Cada escuela libre tiene sus propios criterios y es por eso que un estudio de los mismos es conveniente antes de apuntar a tu hij@ a una.

La educación en casa es una alternativa excelente para mantener la figura de los padres/madres o tutores como educadores, uniendo así lo mejor de los dos mundos. Existen además programas a distancia que ofrecen ayuda a los padres/madres que se embarcan en esta forma de educar, elaborados por pedagogos y educadores para que, a la vez que continúan su desarrollo personal en el ámbito familiar, l@s niñ@s puedan cumplir una serie de exigencias curriculares para enfrentarse al mundo exterior en el futuro, esto es que sean capaces de enfrentarse a pruebas de acceso a la universidad si eso es lo que desean en el futuro, etc. El resto lo tendrán ganado: al educarse en casa, en una sólida base familiar, tendrán la seguridad, la autoestima y la visión personal que les lleve a ser individu@s únic@s y segur@s de sí mism@s.

La educación en casa está dentro de nuestros derechos fundamentales: el de libertad y libertad de elección. En algunos países está penada, vigila la regulación del sitio donde vives e infórmate. En España, por ejemplo, es un derecho y cientos de familias lo usan. Para más información puedes dirigirte a www.educacionlibre.org

Las familias que educan en casa demuestran día tras día que son “profesionales” de la educación de sus hij@s, que aprenden con ell@s, y ofrecen a la sociedad individu@s formad@s, segur@s y capaces de tomar sus propias decisiones. L@s educadores que ayudan a estas familias hacen gala de verdadera enseñanza, porque enseñan a aprender, guían.
Los valores no se pueden imponer

Estas alternativas a la educación tradicional reciben todo mi apoyo porque priman al estudiante, al individuo y al ser humano. Y de eso se trata. No de ninguna otra cosa. Educarles fuera de un sistema enfermo no es apartarles del mundo, es todo lo contrario, ofrecerle al mundo seres humanos capaces y preparados. El mundo no necesita más tecnócratas sin alma, el mundo necesita seres capaces de tomar sus propias decisiones y respetuosos por naturaleza. Los valores no se pueden imponer. Los valores se aprenden.

Y se aprende a través de la propia motivación, regulación y observación. Lo demás no es aprendizaje, es almacenamiento, deglución, aniquilación.

Como decía Einstein “lo único que interfiere en mi aprendizaje, es mi educación”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s