Puerperio I y II

Puerperios I

Escrito por Irene Garcia desde Ser Mamas

puerperios

Estoy asistiendo con pasmo al principio del fin de mi puerperio. Según Laura Gutman, psicóloga y autora de libros como “Puerperios y otras exploraciones del alma femenina” el puerperio es esa etapa en la que la madre y el niño permanecen unidos por una relación casi simbiótica, en la que ambos se necesitan casi con la misma intensidad. Esta definición, por los mismos motivos que casi todo lo relacionado con la salud y sexualidad femenina, no coincide con la definición de postparto de la cultura popular.

Según la medicina moderna el postparto dura unos cuarenta días, la famosa cuarentena, en la que el útero va volviendo a su tamaño, se curan las cicatrices que dejó la placenta, se cierra el cuello del útero y los niveles hormonales se van normalizando.

En la realidad, cuarenta días son más o menos los necesarios para que la lactancia materna se establezca y la producción de leche se estabilice en función de las necesidades y las señales del bebé. Si eres madre lactante lo más posible es que pasados esos cuarenta días el pecho ya no esté tan,…enorme. Muchas mujeres asocian este momento a una falta de producción de leche, cuando lo que sucede en realidad es que la oferta se ha igualado a la demanda. Aunque no lo creas, tener el pecho muy inflamado no es signo de una buena técnica de lactancia, más bien puede significar todo lo contrario, que estás espaciando las tomas y la leche se acumula demasiado, o que no hay un buen enganche y la succión es ineficaz. Las madres que practican el piel con piel y la lactancia a demanda desde el primer momento tienen menos probabilidades de sufrir ingurgitaciones y mastitis por acumulación de excendentes lácteos en los conductos galactóforos. A los 40 días, con la producción regulada la probabilidad de sufrir una mastitis es menor.

Por eso en algunas culturas antiguas la madre pasaba la cuarentena en la cama, en contacto permanente con su bebé. Si no eres madre lactante las hormonas del ciclo menstrual irán volviendo a sus niveles y es probable que sobre el final de la cuarentena tengas la primera regla. Durante un tiempo las menstruaciones pueden ser irregulares, es normal, hasta que el cuerpo vuelve a ponerse en marcha.

Si eres madre lactante los niveles hormonales se estabilizarán para facilitar la lactancia. Los niveles de prolactina y oxitocina se mantendrán altos, inhibiendo los estrógenos, por lo que es probable que tu ciclo menstrual quede interrumpido durante un tiempo que depende de tu naturaleza y de otras circunstancias. Si das lactancia a demanda, incluyes tomas nocturnas y tu hijo no usa chupete, el funcionamiento del ovario se suspende durante unos meses, por lo que es muy dificil, aunque no imposible, que vuelvas a quedarte embarazada. Recuerda que aunque la lactancia funciona como método anticonceptivo no es del todo fiable. Si eres madre lactante puedes usar la minipíldora que sólo continene progesterona o cualquier método de barrera para tus relaciones sexuales…

Porque la cosa de los niveles de prolactina altos tiene además tiene otras implicaciones…pero eso es otra historia y merece ser contada en otra ocasión ;)

Puerperios II

Escrito por Irene Garcia desde Ser Mamas

lactancia en la playa

Ya dije que no todos los puerperios son iguales. La relación del puerperio con la lactancia materna, que la ciencia siempre olvida, es obvia. De que seas una madre lactante o no dependen muchas cosas, aunque no te lo creas. Muchísima gente se escandaliza cuando se afirma que la lactancia (y el embarazo y el parto) son parte de la sexualidad femenina. No es por otra cosa que las hormonas que intervienen en el parto y la lactancia son exactamente las mismas que se ocupan de que mantener relaciones sexuales dispare los sistemas de recompensa del cerebro, sistemas que la naturaleza ha seleccionado porque son importantes para la supervivencia de la especie. Criar es bueno para la especie, el cerebro, tu cerebro y también el de tu hijo lo reconoce así.

La naturaleza lo tiene todo pensado y es una buena economista, lo que significa que usa las mismas moléculas para distintos asuntos, sobre todo si están relacionados. Las hormonas que permiten la lactancia materna, prolactina y oxitocina tienen además otras acciones que influyen directamente en el comportamiento mamífero.

De la oxitocina ya he hablado, un montón además. La prolactina, responsable directa de la producción de leche, además es la encargada de los comportamientos maternantes, sobre todo los de protección de la cría. ¿Quieres lanzarte al cuello del primer desconocido que se acerca a tu niño? No te estás volviendo loca, sólo eres una madre lactante.

Y con esto entramos en el tema espinoso, el quid de la cuestión, diría yo. Hablar de sexo siempre es complicado, pero alguien tiene que hacerlo.

Desde hace bastante tiempo se sabe que la prolactina tiene efecto sobre el comportamiento sexual, también en los hombres. Niveles patológicos de prolactica, excesivamente altos se relacionan con inhibición del deseo sexual e incluso impotencia. Los niveles puntuales altos de prolactina se relacionan con estados de satisfacción sexual, lo que se denomina periodo refractario, que se produce después del orgasmo tanto en hombres como en mujeres. Un nivel alto de prolactina, unido a picos frecuentes en el nivel de oxitocina, acompañados por las endorfinas que se producen mientras das teta le dicen a tu cerebro que no necesitas más. Los sistemas de recompensa que se activan cuando haces el amor están a plena máquina mientras estás dando teta, disparados exactamente por las mismas hormonas, para que no haya confusión ninguna, ocho, diez, catorce veces al día. Ahora no, cariño, que estoy dando el pecho…

La prolactina además se encarga de que tus niveles de estrógeno y de testosterona sean mínimos, el ovario se mantiene en stand by, el ciclo menstrual puede quedar suspendido y por si fuera poco produce sequedad vaginal. Toma ya.

Muchas publicaciones se dedican a indagar sobre la falta de deseo sexual de las madres recientes – o no tan recientes, mantener la lactancia por periodos largos de tiempo, aunque va perdiendo eficacia te mantiene …en suspenso, podríamos decir, o casi. La mayor parte de ellas, en un alarde de buena voluntad recomiendan paciencia y ánimo. Como si vivir una parte de tu sexualidad que no esté relacionada directamente con tener sexo fuera algo que hay que vivir con resignación cristiana.

Todo lo contrario. Como digo, la crianza forma parte de tu sexualidad, es otro tipo de sexualidad, alejada de cánones fabricados por hombres. ¿Por qué no vas a disfrutarla igual, aunque sea de otra forma? Dar teta engancha, de eso se encargan las endorfinas y la naturaleza lo ha previsto así, porque dar teta es bueno para tí y para tu bebé. Aprovecha, no vas a tener tantos hijos. Considerar que la falta de deseo sexual típico asociada a la lactancia es patológica es una soberana tontería. Olvídate de tópicos, la sexualidad femenina tiene muchísimos matices, descúbrelos. Descúbrete.

Ya dije que estoy asistiendo con pasmo al final de mi segundo puerperio. Dar teta está perdiendo fuerza y me apetece ir haciendo…otras cosas.

Ahora sólo tengo que evitar volver a quedarme embarazada. Suele pasar. Hasta tengo granos.

Disfruta de tus hijos, en todos los aspectos. Se hacen grandes muy rápido y la experiencia no se puede repetir indefinidamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s