Los demás tienen la autoridad sobre ti que tú les des…

Articulo del blog Mimos y teta

Hace unos días asistí a un curso-taller dirigido a empresarios, y como es habitual, la mayoría de las veces mi hijo vino conmigo. Os cuento esto porque en una pausa del curso,  al cabo de 2 ó 3 días, me pregunta una compañera que qué raro que mi hijo estuviera allí conmigo (era un curso nocturno) , que si me habían dado permiso para llevarle … Y le respondí que no lo había preguntado. Que no le doy a los demás la autoridad de decidir dónde puedo o no llevar a mi hijo. Si preguntas, te expones a un “no”, si preguntas, les pides  a otros consentimiento para hacer algo con tu propio hijo… no entro en ese juego.

Al hilo de esto recuerdo una vez que una cadena de supermercados ofrecía reuniones para enseñar y promocionar sus artículos… Al darme la información sobre lugar y horario me dicen que tengo que ir sin niños (en aquélla época mi hijo era un bebé) y les respondí: “donde no quieren a mi hijo, no quiero estar yo”.

Aclaro que,  evidentemente, hay sitios a los que yo nunca llevaría a mi hijo por gusto… pero la verdad se me ocurren muy poquitos…  Al resto de lugares y actividades no le veo mayor inconveniente que el normal de cuando tienes un bebé o niño a tu cuidado:  ir a otro ritmo y/o pausar para atenderle en sus necesidades.

Estos días, extrapolando este mismo hecho a casi todo aspecto de la vida, me pregunto… ¿por qué le damos a otros autoridad sobre nosotros, sobre nuestro cuerpo, sobre nuestra forma de hacer las cosas, de alimentar, de criar, de dormir, de amar, de parir, de morir incluso???

Algunos aspectos de los nombrados  se dejan al sentido común y libertad de cada cual, libertad que no se suele respetar, y otros, que sí están  regulados por Ley,  no se respetan tampoco… Y reconozcamos que es un poco culpa de todos.

-Durante el embarazo nos hacen todo tipo de pruebas invasivas y no rechistamos… ni siquiera pedimos que nos informen de qué y cómo y por qué  de tal y/o cual prueba diagnóstica…, cosa a la que tenemos derecho legal y moral (Ley de Autonomía del Paciente)

-En el parto siguen tratándonos como meras expectadoras de un teatro que otros protagonizan y dirigen. Con prácticas que bajo el nombre de rutinarias o protocolarias no sólo no ayudan sino que dificultan y a veces incluso imposibilitan el desarrollo normal del parto.

-Siguen considerando al neonato como “suyo” . En caso de ingreso hospitalario nos “dejan” estar con él 5 minutos cada 3 horas, cuando eso es totalmente ilegal( Derechos del Niño Hospitalizado y Ley de Autonomía del Paciente), inmoral y va contra todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias mundiales.

-En la lactancia seguimos confiando en el consejo de  personas que no tienen formación ni experiencia específica, lo cual en muchos casos nos hace fracasar o dudar de nuestra propia capacidad. Y cuando conseguimos establecerla con éxito,  “mentimos” (al pediatra, enfermera, ginecólogo, madre, suegra, maestra, etc…) , acerca de cómo, cuánto y cuándo lactamos, contribuyendo así a que se perpetúen mitos y tabúes…

-En la Crianza le damos a otros la autoridad de decirnos qué es lo correcto y qué no, cuándo cogerlos y cuándo no, dónde y cómo dormirles,  cuándo ponerles y/o quitarles elpañal, cómo les debemos tratar cuando lloran, comen o no, tiene rabietas, sufren… etc…cuando el cómo respondemos a estas situaciones debería ser un aspecto totalmente personal, familiar como mucho…

Seguimos pasando por la vida pidiendo permiso para cosas que deberían ser derechos inalienables… Seguimos cediendo nuestros hijos al sistema como si fueran suyos y nosotros meros visitantes autorizados a ratos… Tenemos como sociedad un Síndrome de Estocolmo colectivo que nos hace pensar en “no vamos a quejarnos  no vaya a ser que nos traten (a nosotros, al niño o a ambos) aún peor”…

¿No nos damos cuenta de lo que encierra esa frase?? Si alguien no respeta a nuestro hijo estando nosotros delante… ¿creemos de verdad que lo tratará mejor cuando no estemos???? Perdonad el símil pero siempre que oigo esa frase pienso en los campos de prisioneros… se evitaban “rebeliones” a base de instaurar la política del miedo entre los presos. Eso mismo ha conseguido nuestro Sistema Sanitario (y el Educativo va por el mismo camino)… que tengamos miedo de hablar, que tengamos miedo de hablar ypedir lo que nosotras o nuestras criaturas necesitan por miedo  a algo peor… ¿algo peor?? ¿ Hay algo peor que privar a un bebé recién nacido del cuerpo y la leche de su madre? ¿Hay algo peor que volver a casa con el bebé en brazos y darnos cuenta (en ese momento o con el paso del tiempo) que no le hemos protegido como era nuestro deber, que podíamos haber minimizado su sufrimiento simplemente habiéndonos quedado a su lado, tocándole, hablándole, asegurándole que no estaba solo???

Esa  sensación que hemos vivido muchos de nosotros puede llegar a pesar como una losa en nuestra alma… y de seguro, también le afecta al bebé. Quienes tratamos con bebés lo sabemos.

A mí me sacaron a mi hijo de mi cuerpo sin preguntar y lo separaron de mí unos minutos… y fueron los últimos…

Desde hace mucho tiempo ya no he vuelto a preguntar “si puedo” llevarlo o traerlo conmigo donde vaya… sea un curso, una charla ante profesionales, una visita de asesoría a domicilio, al grupo de lactancia, sea lo que sea que haga yo o sea lo que sea que tengan que hacerle a él,  como una prueba médica o una cura …  Cuando se cayó y le tuvieron que coser la frente entré con él en brazos e iba diciendo en voz alta  para que me oyera él… pero sobre todo para que me oyeran todos los demás:

“Tranquilo cariño, mamá está a tu lado y no te voy a dejar solo, te voy a acompañar cogiéndote la mano y explicándote todo lo que te van a ir haciendo estas personas que no conoces. No te preocupes que no te van a hacer nada sin que yo te lo explique antes”

De ese modo estaba dejando claro que NO había negociación posible.. no les doy autoridad para que decidan por mí si puedo o no puedo estar con mi hijo, IBA A QUEDARME, SÍ O SÍ… y curiosamente cuando uno va con ese convencimiento rara vez encuentra uno oposición… por eso… porque sólo tienen la autoridad que nosotros les demos… recordémoslo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s